¡ RECAPITULEMOS ! - metodoeli

Vaya al Contenido

Menu Principal:

MAGISTER
 
¡Recapitulemos!
 
 
Dr. Ramón F. Ferreiro Gravié, Ph.D. / Nova Southeatern University, USA. (2015)
 
Los buenos maestros recapitulan. La recapitulación es una función didáctica que los buenos profesores siempre hacen ya bien porque lo aprendieron en una escuela de educación o bien lo realizan por “imitación” de un profesor que tuvieron o lo hacen por simple intuición.
Recordemos que la didáctica es la ciencia experimental y normativa, gestada por John Amos Comenius (1592-1670) en el siglo XVII a partir de la publicación de su libro, Didáctica Magna. La didáctica es la ciencia que pauta lo que todo profesor debemos hacer en ambientes presenciales o bien a distancia (en línea) para que los estudiantes aprendan. Es la ciencia que estipula a decir de Comenius, cómo “enseñar todo, a todos”. En otras palabras que hay que  hacer para garantizar el aprendizaje de otros. En tal sentido las funciones didácticas establecen lo imprescindible a tener en consideración para garantizar un proceso de enseñanza de calidad y aprendizajes para toda la vida.
El proceso de creación y validación del método constructivista ELI de aprendizaje cooperativo, del cual soy autor, nos llevó a establecer primero, ante todo,  las funciones didácticas presentes en las buenas prácticas (Best practices) de aquellos maestros y profesores que se destacan por su profesionalismo y que como consecuencias sus estudiantes entre otros logros obtienen buenos rendimientos académicos. Varias fueron las funciones didácticas que empíricamente determinamos y hemos demostrado su efectividad en el proceso de construcción de aprendizajes por parte de los estudiantes y entre ellas está la función de recapitulación 
Recapitular consiste en retomar, recuperar lo que está en proceso de construcción, repasar lo más significativo e importante,  insistir preferiblemente de otro  modo en lo que se está aprendiendo de forma tal de contrarrestar la inevitable pérdida u olvido que suele presentarse en todo proceso de adquisición, así como garantizar la comprensión de lo aprendido al relacionarlo con algún aprendizaje anterior o bien con  algo que hay que realizar, etc. 
Cuando los profesores que asisten a mis talleres o participan en los programas de certificación en competencias profesionales didácticas me preguntan; ¿Cómo ser mejor maestro? suelo recomendarles mi libros en particular el último sobre el método constructivista Eli de aprendizaje cooperativo y ejemplificarle como el simple cumplimiento de las funciones didácticas como la recapitulación puede marcar la diferencia de un maestro profesionalmente competente de los restantes dado que entre otras cosas por cumplir entre otras con la función didáctica de la recapitulación, antídoto didáctico natural del olvido.
Si bien es cierto que los buenos maestros siempre han recapitulado también es cierto que hoy en día  a partir de la teoría psicológica del constructivismo lo que deben hacer los profesores es organizar situaciones de aprendizajes en la que los  estudiantes recapitulen.  Lo anterior implica entre otras cosas que el maestro seleccione y  emplee estrategias didácticas que lo faciliten. Hay estrategias para que los estudiantes recapitulen en solitario y hay otras que permiten que lo hagan en pequeños equipos. Hay estrategias de recapitulación para emplear el “cerebro derecho”, otras para hacer uso del “cerebro izquierdo” y otras tantas para armonizar y emplear ambos cerebros a la vez. Ya de una u otra forma la recapitulación es un componente esencial del método ELI  que garantiza “fijar” lo esencial necesario para “emplear” los aprendizajes construidos en distintas situaciones y condiciones, privilegiando siempre la comprensión y no la repetición.
En resumen la recapitulación es una función didáctica a cumplimentar en el desarrollo de toda lección ya sea esta presencial o en línea (a distancia), en la que el estudiante retoma, a partir de la orientación del profesor, de distinta forma lo que está en proceso de construcción para aprehenderlo para toda la vida e integrarlo a su esquemas mentales. Lo anterior posibilita su empleo en la construcción de nuevos aprendizajes dado que la recapitulación contrarresta el olvido que como proceso psicológico se da “naturalmente” y fortalece la memoria por comprensión que favorece la relación entre lo aprendido en un tema con otros, así como relacionar lo aprendido  en el aula con lo que se aprende en la “vida misma”,  formándose así una red de conexiones a nivel de cerebro, de corteza cerebral, para la mejor toma de decisiones, la solución de problemas o bien entre otras cosas plantearnos proyectos innovadores.
Espero haberlos convencidos de la trascendencia de la recapitulación. ¡Recapitulemos! O mejor ¡Hágamos que nuestros estudiantes recapitulen! Por último quiero finalizar con algunas preguntas: ¿En qué momento del desarrollo de la lección hay que recapitular? ¿Al principio, durante o al final de la lección? ¿Cuántas recapitulaciones se deben realizar en una lección? ¿Quién debe recapitular, el maestro o el estudiante? ¿Qué es lo más correcto recapitular siempre de la misma forma o emplear diferentes estrategias y por tanto modos de recapitulación?
Elabora tu respuesta y compártela conmigo a ferreiro@metodoeli.com escribiendo en el asunto del mensaje: DIDACTICA 3.0  y danos tu datos: nombre, escuela o colegio, región, país.
 
Fuente:
Ferreiro, R. (2012). Cómo ser mejor maestro. El método ELI. México: Trillas.
 
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal